Circulación Fetal

0
558
Circulación Fetal
Circulación Fetal

Durante la vida intrauterina, la sangre oxigenada que proviene de la placenta llega al producto por la vena umbilical, y de aquí pasa en su mayor cantidad hacia el conducto venoso ( vaso fetal que conecta a esta vena con la vena cava inferior). Este paso de volumen sanguíneo está controlado por el esfínter del conducto venoso que se localiza cerca de la desembocadura de la vena umbilical. El resto de la sangre que proviene de la vena umbilical pasa por los sinusoides hepáticos a través del seno portal.

Así, al relajarse el esfínter del conducto venoso pasa mayor volumen sanguíneo hacia la vena cava inferior de manera directa, y al contraerse, se desvía hacia los sinusoides hepáticos. a éstos también llega sangre desoxigenada proveniente del abdomen y de los miembros inferiores y pelvis, a través de la vena porta. Entonces, la sangre que llega a la vena cava inferior está menos oxigenada que la proveniente de la vena umbilical.

La sangre que llega a la vena cava inferior pasa a la aurícula derecha donde, en su mayor cantidad, es desviada a la aurícula izquierda a través del agujero oval. La sangre que no atraviesa el agujero oval se mezcla, en aurícula derecha, con sangre desoxigenada proveniente de cabeza, cuello y extremidades superiores, y que llega a esta cavidad por la vena cava superior; asimismo, se mezcla con la sangre proveniente de corazón a través del seno coronario.

La sangre de aurícula derecha pasa al ventrículo derecho y después a la arteria pulmonar (10%), y de ésta, en su mayor cantidad, hacia aorta a través del conducto arterioso. El resto de la sangre que no es desviada por conducto arterioso llega a los pulmones y luego pasa a las venas pulmonares. De éstas, la sangre fluye a la aurícula izquierda, en donde se mezcla con la que proviene de aurícula derecha. Posteriormente, pasa a ventrículo izquierdo y a aorta, donde se une al volumen sanguíneo que fue desviado por el conducto arterioso. Por último, la sangre (65%) pasa de la arteria aorta a la placenta a través de las arterias umbilicales.


Conforme la sangre va pasando por los diferentes segmentos del SCV va disminuyendo su concentración de oxígeno, por ejemplo:

  • Hígado. Al mezclarse sangre de la vena umbilical con la proveniente de la porta.
  • Cava inferior. Porque recibe sangre desoxigenada de miembros inferiores, pelvis y abdomen.
  • Aurícula derecha. Por la mezcla que se presenta con sangre desoxigenada proveniente de cabeza, cuello y extremidades superiores a través de la vena cava superior, así como la sangre que llega del seno coronario.
  • Aurícula izquierda. Por combinación con sangre que llega de pulmones.
  • Aorta. Por juntarse con sangre del conducto arterioso.

Al nacimiento y debido a que cesa la circulación placentaria y se inicia la función pulmonar, ocurren modificaciones notables en la circulación.

  1.  Esfínter del conducto venoso. Se contrae de modo tal que toda la sangre penetra en el hígado y pasa a través de los sinusoides hepáticos.
  2. Conducto venoso. Se transforma en ligamento venoso y va del hígado ( desde la rama izquierda de la porta) hasta la vena cava inferior.
  3. Circulación placentaria. Se interrumpe y origina una disminución de la presión sanguínea a nivel de la vena cava inferior y, en consecuencia, en aurícula derecha.
  4. Resistencias vasculares pulmonares. Al iniciarse la función pulmonar, disminuyen y de esta manera aumenta el flujo sanguíneo, se produce adelgazamiento progresivo de las arteria pulmonares por estiramiento a medida que aumenta el tamaño pulmonar con las ventilaciones. Al aumentar el flujo sanguíneo pulmonar, en consecuencia aumenta la presión en aurícula izquierda y esto, aunado a la disminución en aurícula derecha, ocasiona cierre del agujero oval, ya que entonces el septum primum (válvula del agujero oval) tiende a adosarse al septum secundum. El cierre al inicio es funcional y, posteriormente, se realiza el cierre anatómico.
  5. Conducto arterioso. Se oblitera por contracción de su pared muscular, la cual parece estar mediada por bradicinina que es liberada por los pulmones durante su primera expansión. Parece ser que la acción de esta bradicinina depende de la concentración abundante de oxígeno en sangre aórtica una ve iniciada la función pulmonar; así, cuando la PO2 de la sangre en conducto arterioso es aproximadamente 50 mmHg se contrae su pared, esto puede ser mediado por acción directa o por mediación de la PGE2 y quizá por el factor de transformación del crecimiento beta (TGF-B). Es importante tener en cuenta lo anterior ya que, como se mencionó antes, dentro de las causas de cardiopatías congénitas, sobre todo, presencia de conducto arterioso, se encuentra la altura sobre nivel del mar, relacionándola con la disminución de la concentración de este gas a mayores altitudes.
  6. Arterias umbilicales. También ocurre obliteración de las mismas, que parece presentarse, al igual que la anterior, relacionada con la concentración de oxígeno. Esta obliteración también es inicialmente funcional y requiere de dos a tres meses para ser anatómica. Así, la porción distal de estas arterias se transforma en ligamentos umbilicales laterales (mediales) y sus porciones proximales se transforman en arterias vesicales superiores
  7. Vena umbilical. En su porción intraabdominal origina el ligamento redondo que va del ombligo al hígado. Esta vena permanece permeable por mucho tiempo y en la infancia temprana puede utilizarse para exanguinotransfusión, y puesto que su luz no desaparece por completo, también se puede utilizar en el adulto.

Dejar respuesta